Archivo mensual: abril 2016

PIRULETRAS – Versos vegetales de Anonio Rubio

Hay poesía en todas partes, aunque no la veas, aunque no la leas.

La poesía es tímida, reservada, no se impone a la fuerza.

La poesía te espera y si no vas, no se enfada.

Muchos creen conocerla, unos la llaman rollazo, otros maravilla.

Pero claro, no puedes decir ni una cosa ni la otra sin de veras conocerla.

Y no se conoce nada en dos minutos, ni en una hora.

La poesía pide tiempo, la poesía pide ganas.

El 21 de Marzo, coincidiendo con el equinoccio de primavera, se celebra el Día Internacional de la Poesía, este año calló en Semana Santa y aquí en la Biblioteca decidimos posponer su celebración hasta ayer, que tuvimos nuestro Primer Recital de Poesía.

Pero la poesía está siempre en las Bibliotecas, como sabéis, en las tres tenemos una sección dedicada a ella. Allí me he ido a coger un libro para recomendároslo y me he topado con éste:

Me suena que con Marina ya lo habíamos usado para alguna actividad que resultó divertida. Os extraigo de este libro, para que sirvan de aperitivo, dos poemas: uno dedicado a los poetas, qué difícil arte el suyo y si no lo crees, prueba a escribir poesía tú; otro al abecedario y a las flores, que por algo primavera y poesía van de la mano, como ya hemos visto.

 

poeta-1EL POETA

Con las hojas

de la yedra

se hace trenzas

el poeta.

Y se perfuma

la barba

con madreselava.

Y se tiñe

las camisas

con rosas frescas.

Y regala

nomeolvides

a las estrellas.

 

 

ABEFLORARIOFlores-en-Primavera-2015

Alhelí, Bambú, Clavel,

así empieza este abecé.

Dalia y Espino,

flores que adornan el camino.

Fresa y Geranio,

flores de mesa y verano.

Hortensia, Ipomea, Jara,

flores rosas, flores blancas.

Kalanchoe, Lirio y Menta,

flores de lluvia y tormenta.

Narcios, Orquídea, Petunia,

flores de sol y de luna.

Quejigo, Romero, Salvia,

flores de ocaso y del alba.

Tulipán, Uña, Violeta,

flores de arriate y maceta.

La Weigelia y la Xicoria,

flores de molino y noria.

La Yuca y la Zarzamora,

flores de hora y deshora.

 

¿Bonitos verdad? ¿Conocíais todas las flores? Yo no, he tenido que buscar varias en Internet.

¿Queréis leer más? Pasaros, tenemos de todo tipo, de humor, serias, con flores y desérticas, para dormir, para jugar, para cantarlas a grito pelado o susurrarlas al oído, famosas y desconocidas… Todas, o al menos, muchas, las tenemos por aquí, te esperamos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

CINEMA PARADISO – Gregory Peck

peck

Ayer se cumplieron 100 años del nacimiento del mítico actor Gregory Peck y desde aquí quiero rendir mi más sincero homenaje a uno de los actores más honrados e íntegros que ha dado el cine.

ldred Gregory Peck fue uno de los actores estadounidenses más importantes de los años 40, 50 y 60.

Nació el 5 de abril de 1916 en La Jolla, California. Sus padres se divorciaron cuando él todavía era muy niño y su infancia transcurrió en compañía de su abuela, una gran aficionada al cine.

Cuando llegó el momento de acabar sus estudios secundarios, Gregory quiso estudiar Medicina (su padre era farmacéutico) pero abandonó la idea en plena Universidad de Berkeley para enrolarse en el grupo de teatro de la facultad.

Poco después se fue a actuar y a estudiar interpretación a Nueva York en el Neighborhood Playhouse.

A comienzos de los años 40 logró debutar en los escenarios de Broadway con obras como “The Morning Star” o “The Willow And I”. Estas actuaciones consiguieron que los siempre atentos hombres de Hollywood se fijasen en él y le requirieran el traslado a su estado natal, California.

Su debut cinematográfico se produjo con “Days Of Glory” (1944), una película dirigida por el francés Jacques Tourneur.

Con su segunda película Peck consiguió el estatus de estrella. Esa película fue “Las Llaves Del Reino” (1944), un título de John M. Stahl por el que logró una nominación al premio Oscar.

Más tarde intervino en cintas como “Recuerda” (1945) de Alfred Hitchcock, “El Valle Del Destino” (1945) de Tay Garnett, “Duelo Al Sol” (1946) de King Vidor, “El Despertar” (1946) de Clarence Brown, “La Barrera Invisible” (1947) de Elia Kazan, “Pasión En La Selva” (1947), película de Zoltan Korda ambientada en Kenia en la que interpretó a un cazador con el co-protagonismo de Joan Bennett y Robert Preston, “El Proceso Paradine” (1948) de Hitchcock, “Cielo Amarillo” (1948) de William Wellman, “El Gran Pecador” (1949) de Robert Siodmak, o “Almas En La Hoguera” (1949), film de Henry King con Peck interpretando a un general de la aviación estadounidense en la Segunda Guerra Mundial.

Casi todas ellas consiguieron el éxito crítico y comercial, y afianzaron la alta figura de Gregory Peck entre los actores más significativos del momento.

Por sus interpretaciones en “El Despertar”, “La Barrera Invisible” y “Almas En La Hoguera” logró nuevas nominaciones al Oscar, premio que todavía se le resistía.

Los años 50 y 60 continuaron ofreciendo buenas oportunidades para el lucimiento de Peck, algunas veces como héroe y otras como vulnerable ciudadano medio.

Sus títulos más destacados en este decenio son el western “El Pistolero” (1950) de Henry King, la película de aventuras “El Hidalgo De Los Mares” (1951), aventuras marítimas dirigidas por Raoul Walsh con Virginia Mayo como compañera de reparto, “Las Nieves Del Kilimanjaro” (1952), película dirigida de nuevo por Henry King (uno de sus directores más habituales), “El Mundo En Sus Manos” (1952) de Walsh, la comedia romántica co-protagonizada por Audrey Hepburn “Vacaciones En Roma” (1953) de William Wyler, “Llanura Roja” (1954) de Robert Parrish, “El Hombre Del Traje Gris” (1956) de Nunnally Johnson, “Moby Dick” (1956) de John Huston, “Mi Desconfiada Esposa” (1957) de Vincente Minnelli, “Horizontes De Grandeza” (1958) de Wyler, “El Vengador Sin Piedad” (1958) de Henry King, “La Hora Final” (1959) de Stanley Kramer, “Los Cañones De Navarone” (1960) de Jack Lee Thompson, “El Cabo Del Terror” (1962) de nuevo con Lee Thompson, “Matar a Un Ruiseñor” (1962) de Robert Mulligan, “Espejismo” (1965) de Edward Dmytryk, o “Arabesco”(1966) de Stanley Donen.

Por su actuación como el abogado Atticus Finch en “Matar A Un Ruiseñor” Peck consiguió por fin el Oscar al mejor actor.

Los años 70 conocieron el comienzo del declive cinematográfico para Gregory Peck.

Por lo general sus películas en esta etapa no alcanzaron los logros de tiempos pretéritos, siendo las más destacadas la cinta de terror “La Profecía” (1976) de Richard Donner, “Mac Arthur, El General Rebelde” (1977) de Joseph Sargent, o “Los Niños Del Brasil” (1978), film de Franklin J. Schaffner en el que encarnó a Josef Mengele.

A finales del decenio sus apariciones cinematográficas se hicieron intermitentes, participando en títulos como “Gringo Viejo” (1989) de Luis Puenzo, o en “El Cabo Del Miedo” (1991), remake de “El Cabo Del Terror” dirigido por Martin Scorsese.

Al margen de su labor interpretativa, Gregory Peck, de ideología liberal y religión católica, dedicó parte de su tiempo a colaborar con diferentes asociaciones humanitarias, recibiendo en el año 1967 el premio Jean Hersholt por su filantropía.

Gregory Peck falleció en su hogar de Los Angeles el 12 de junio del año 2003. Tenía 87 años.

Su filmografía, como acabamos de ver es muy extensa y desde aquí os invito a disfrutar de ella ya que, como siempre, podéis encontrarla en la biblioteca.

 

        

   

Deja un comentario

Archivado bajo Películas y documentales, Recomendaciones

RECOLECTURAS – Las sinsombrero

sisombrero

“En las sinsombrero no existía nostalgia, ni rencor, sino el inmenso placer de haber vivido”.

Hoy quiero acercarme a unas mujeres excepcionales, que permanecieron mucho tiempo en el olvido, o que sólo se las reconocieron como mujer de, amante de: Las sinsombrero.

Si os dijera: ¿Habladme de la Generación del 27 o cuáles son sus miembros más representativos? Estoy segura de que una amplia mayoría de vosotros me hablaría de Alberti, Lorca, Dalí, Buñuel, Alexaindre…, pero ninguno, o casi ninguno, me hablaríais de Rosa Chacel, Ernestina de Champourcín, Marga Gil Röesset, María Teresa León, Maruja Mallo, Concha Méndez, Ángeles Santos, María Zambrano, Josefina de la Torre… ¿Por qué? ¿Por el hecho de ser mujeres? Que conste que no estoy echando nada en cara, yo misma conocía a muy pocas, por no decir que a ninguna. Estuvieron silenciadas mucho tiempo por vivir a la sombra de “los grandes”, muchos de ellos compañeros de clase de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y compañeros de correrías por el Madrid de cafés y de tertulias literarias, de bares nocturnos y exposiciones, durante las décadas de los años 20 y 30, con las mismas inquietudes artísticas, la misma pasión, el mismo entusiasmo por una España que saliera del ostracismo y, en el que la mayoría, celebraron con gran alegría la llegada de la Segunda República.

De clase media o media-alta, estas mujeres pudieron acceder a los estudios gracias a su solvencia económica y, en la mayoría de los casos, por tener unos padres liberales y con amplitud de miras. Como en aquellos años era difícil encontrar a mujeres en la enseñanza superior, pronto surgió entre ellas una gran camaradería que, en muchos casos, continuó hasta el final de sus días.

Estas mujeres que nacieron en un periodo comprendido entre 1898 y 1914, tomaron Madrid como centro neurálgico, donde empezaron a desarrollar su capacidad artística y, a mostrar públicamente su obra, en aquellos lugares que acabaron convirtiéndose en los escenarios comunes de un nuevo orden cultural: Revista de Occidente, La Gaceta Literaria, la Residencia de Estudiantes o el Lyceum Club Femenino. Abiertos a los nuevos conceptos de modernidad y las corrientes vanguardistas, sobre todo el surrealismo, provenientes especialmente de Europa, pero también ávidos de recuperar la tradición popular española y sensibles a una realidad social con la que se sentían comprometidos (algunas de ellas participaron también en las misiones pedagógicas, llevando la cultura a aquellos pueblos de interior, tan lejanos de todo, véase El exilio interior).

Pero quedémonos con el Lyceum Club Femenino como lugar de encuentro para estas mujeres, donde compartían ideas y se asociaban para llevar a cabo proyectos que les permitieran compartir sus inquietudes culturales e intelectuales, a la vez que debatir y trabajar a favor de una mejora en sus derechos como ciudadanas. Fue la primera asociación feminista del país y se inauguró en 1926, hubo otras bajo el mismo nombre en París, Londres y Nueva York. Por desgracia el Lyceum fue clausurado. Sus instalaciones fueron ocupadas por Falange, para que la Sección Femenina lo convirtiera en el Club Medina. Fue tan vehemente el deseo de silenciar esta institución, que ni siquiera hoy, en la actualidad, hay una placa en la fachada de la que fuera su sede principal, la Casa de las siete Chimeneas.

Muchos de vosotros también os preguntaréis el por qué del títuloEl sinsombrerismo es un movimiento que se inicia a partir de la década de los años 30, para intentar acabar con esa moda de llevar sombrero, como signo de jerarquía social en las clases pudientes, y las incomodidades que ello conlleva: el calor en verano, poca visibilidad en los teatros… Es significativa la anécdota mencionada por Maruja Mallo, en la que junto a Dalí, Lorca y Margarita Manso se quitan el sombrero en medio de la Puerta del Sol, siendo el primer acto público de esta tendencia y, por el cual, fueron apedreados. El sinsombrerismo es sobre todo asumido por la mujer moderna, aquella que en los años veinte se siente por fin liberada, independiente y por vez primera sujeto propio. Una mujer que estudia o trabaja, y que siente la necesidad vital de romper con un destino que la condenaba al papel de ángel del hogar. Con la llegada de la Guerra Civil y la posterior dictadura, no llevar sombrero se calificó como de izquierdas.

Como dije al principio de la reseña, muchas de estas mujeres las conocemos por la relación con los hombres de esta magnífica generación. De Margarita Manso (1908-1960), se cuenta que es la única mujer que mantuvo una relación sexual con Lorca, pero casi nada de su talento como pintora (debo decir que este libro, a la vez de descubrirme a ella, me ha descubierto también al que fuera su marido, el pintor malagueño Alfonso Ponce de León, tristemente fusilado al inicio de la contienda, a la edad de 30 años). Marga Gil Roësset (1908-1932), excelente escultora que se suicidó a la edad de 24 años, entre otras cosas, por su amor no correspondido a Juan Ramón Jiménez. La escritora y poeta Concha Méndez (1898-1986), novia de Buñuel durante siete años; la magnífica pintora Maruja Mallo que mantuvo una relación de cinco años con Alberti, silenciada por él, quizás por influencia de la escritora Maria Teresa León (1903-1988), la que sería su esposa hasta el final de sus días. Las también escritoras Rosa Chacel (1898-1994) y Ernestina de Champourcín (1905-1999). La pintora y artista gráfica Ángeles Santos (1911-2013), la polifacética Josefina de la Torre (1907-2002), y la fantástica pensadora María Zambrano (1904-1991).  (Hay muchas más que la autora cita al final del libro, imposibles hablar de todas, daría para un segundo libro, al tiempo).

Muchas de ellas tuvieron que continuar con su labor artística fuera de nuestras fronteras, tras el exilio forzado que tuvieron que vivir tras la Guerra Civil y la posterior dictadura. La mayoría de ellas olvidadas, incluso por sus propios compañeros en sus memorias, pero que hoy, gracias a la labor de Tània Balló, poco a poco vamos rescatándolas del olvido y las colocamos en el lugar que merecen, codo con codo, con sus compañeros de generación.

Debo decir que Las sinsombrero fue primero un documental y, que gracias a la repercusión que tuvo, le propusieron a Tània, una de las codirectoras, que escribiera un libro. Ni que decir tiene que el lenguaje literario es muy distinto del fílmico, por lo que Balló se enfrentó a este proyecto casi por primera vez. Desde aquí mil gracias por recuperar a estas mujeres de gran talento.

La entrada se está alargando demasiado, pero es que el tema es apasionante. No obstante, no quiero marcharme sin contar una anécdota que protagonizó Maruja Mallo en el pueblo de Arévalo, donde acepta una plaza de profesora de dibujo para alumnos de primaria. Hastiada de la vida en el pueblo que la oprime, a Maruja no se le ocurre otra cosa que irrumpir en la iglesia de San Miguel montada en bicicleta durante una misa, saludando a los presentes. Si me dijeran que podría viajar en el tiempo, me encantaría poder estar allí en ese momento y ver las caras de los feligreses, puro surrealismo. ¡Me encanta!

Si te apasiona este tema como a mi, también te gustará La conspiración de las lectoras  y El exilio interior. Ambas en la biblioteca.

Para saber más: http://www.lassinsombrero.com

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Recomendaciones, Uncategorized

2 de Abril, día Internacional del Libro Infantil

DILI_cas

Desde 1967, el 2 de abril, coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, el IBBY (Organización Internacional para el Libro Juvenil) promueve la celebración del Día Internacional del Libro Infantil con el fin de promocionar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más jóvenes.

Fijaos en la letra en negrita, bueno en naranjita mejor dicho:  LOS BUENOS LIBROS, esto significa que si tiráis del listado de libros seleccionados, tendréis una buen puñado de libros con garantías de un buen rato de placer lector asegurado. Aunque claro está, seguramente habrá títulos o autores que no os gusten, ninguna lista es perfecta.

Pero, a ver, elegir los mejores libros del mundo es una tarea quijotesca (celebramos su cuarto centenario, tenía que decirlo así). Para lograrlo, el IBBY se sirve de numerosas Secciones Nacionales, las cuales tienen la oportunidad de ser las patrocinadoras internacionales del Día del Libro Infantil.

Entre sus tareas están seleccionar un escritor/a representativo y a un reconocido ilustrador/a de su país para que elaboren el mensaje dirigido a todos los niños del mundo y el cartel que se distribuye por todo el mundo, y se promueva la celebración en las bibliotecas, centros escolares, librerías, etc.

¿A que es bonito eso de que la misma imagen y el mismo texto sea leído y visto por los niños de todo el mundo? Es maravilloso, es un ejemplo más de la universalidad de la literatura y los derechos de los niños a tener acceso a ella. Desgraciadamente aún faltan niños a los que llegar, pero esa es otra cuestión.

También se encargan de proponer a los candidatos para el Premio Hans Christian Andersen (considerado el Premio Nobel de la Literatura Infantil) y a los que formarán la Lista de Honor de autores e ilustradores del IBBY.

En España esta labor de representación del IBBY la lleva a cabo el OEPLI (Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil), en su página podéis ver los autores seleccionados en las distintas categorías.

www.oepli.org

Para no hacer muy larga la entrada, os citaré sólo a los candidatos para el Premio Hans Christian Andersen:

El escritor Agustín Fernández Paz, del que tenéis en las Bibliotecas de Fuengirola los siguientes títulos:

  • agustínAvenida del Parque 17
  • Cartas de invierno
  • Amor de los quince años, Marilyn
  • Un tren cargado de misterios
  • Raquel tiene miedo
  • Laura y los ratones
  • Los guardianes del bosque
  • Trece años de Blanca
  • Las hadas verdes
  • En el corazón del bosque
  • La pastelería de doña Remedios
  • Tres pasos por el misterio
  • La escuela de los piratas

 

El ilustrador Miguelanxo Prado, de quien por supuesto también tenemos un muestrario de los libros que ha ilustrado:

miguelanxo

– Bala perdida, de Manuel Rivas

– El misterio de las campanadas, de Xabier P. Docampo

– En el corazón del bosque, de Agustín Fernández Paz

– Horizontes, suyo enterito y de nadie más

– Peligro vegetal: una aventura de Said y Sheila, de Ramón Caride

 

 

Os animo a celebrar por todo lo alto este gran día, leyendo, acercando a vuestros familiares a vuestros libros preferidos y en la medida de lo posible, dando difusión a esta celebración para que de verdad llegue a todos los rincones del mundo.

(Información extraída de www.oepli.org)

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Niños, Recomendaciones