CINEMA PARADISO – De cine con mi biblioteca

bicis Las bicicletas son para el verano, adaptación dirigida por Jaime Chávarri en 1984, basada en la obra homónima de Fernando Fernán-Gómez (Premio de teatro Lope de Vega en 1978). Situada en el contexto de la Guerra Civil española, esta comedia de costumbres, fue uno de los grandes éxitos del cine español de los 80. No es de extrañar, porque pocas películas de nuestro cine han hablado de la Guerra Civil desde un punto de vista tan cotidiano y real. El director retrata a unos personajes cálidos y cercanos, identificables en la España de ese tiempo. Buena parte de este mérito la tiene el fantástico reparto, tanto principal como secundario: Agustín González (el único actor que venía de participar de la obra de teatro original) Amparo Soler Leal, Victoria Abril, Marisa Paredes, Aurora Redondo, Carlos Tristancho, Emilio Gutiérrez Caba, Alicia Hermida… y en su primer papel protagonista: un jovencísimo Gabino Diego. Las bicicletas son para el verano es una recomendable película que nos habla de un verano que nunca tuvo que haber llegado. Al final de esta historia, cuando por fin termina la guerra y llega la ansiada paz, el padre le dice con amargura a su hijo que no es la paz lo que ha venido, sino la victoria. Y exclama una frase que se nos queda grabada en la cabeza y el corazón: “Sabe Dios cuándo habrá otro verano”. En la obra se evita bastante el tema político de la Guerra Civil, se centra más en la vida de la familia protagonista, todas las aventuras y desventuras en la preguerra y en la guerra. El trasfondo político se aprecia como un decorado, sin profundizar en él. A través de los estereotipos de algunos personajes (el anarquista, el fabricante de imágenes sagrada), y de algunas localizaciones y decorados (el centro social anarquista, la calle, tanto en plena guerra como cuando los niños retiran las pancartas de «no pasarán», etc.) y multitud de detalles que se dejan ver en toda la película. bici2 No es posible calificarla dentro de un solo género. Tiene la riqueza de una variada gama de géneros, en ella se crea un ambiente emocionante donde la guerra civil aparece como “telón de fondo”. Combina situaciones dramáticas que viven los personajes con continuas pinceladas de humor que van llevando poco a poco al espectador a un acercamiento y complicidad al lado de los perdedores, de los inocentes, de los que pasan hambre… Los diferentes personajes de la película representan cada uno los perfiles sociológicos que podrían existir en la Segunda República. Por una lado, la familia de Don Luis, de carácter republicano reflejado también en sus dos hijos. Manolita, de vocación artista, y vinculada al auge cultural que se respira durante la Segunda República, y Luisito, un adolescente que tiene cierta cultura con respecto a los chicos de su misma edad porque ha leído las novelas de su padre, ha desarrollado el gusto por la poesía y en ocasiones se anima a escribir algunas. También Don Luis, copropietario de una empresa de licores, refleja el carácter colectivizador de la economía de guerra de la zona republicana al unirse ella con su empresa. bici3 Por otro lado, en las relaciones de la familia de Don Luis con sus vecinos y con la casera que regenta la casa donde todos viven, se irán desgranando los diferentes perfiles asociados al catolicismo y las derechas. Los asedios aéreos sufridos por Madrid durante la Guerra, la huida hacia los refugios y el terror de la contienda nos trasladan fielmente al momento. También el hambre, la cartilla de racionamiento o los hurtos entre vecinos que caracterizan la posguerra. Sin duda uno de los mayores problemas, podría decirse el más grave de los que asolaron Madrid en la guerra, fue sin duda el abastecimiento de la población, y esta situación es mostrada en la película como prólogo a la época oscura que le seguirá. bici4 Hay que destacar también el buen reparto de la película, entre los que cabe señalar la presentación como actor de Gabino Diego, el papel de una jovencísima Victoria Abril, y a un inmenso Agustín González en la figura de Don Luis. Sin olvidar el buen trabajo de todos los actores, que hacen vivir a través de sus interpretaciones, lo absurdo de un enfrentamiento, que llevó a una nación, al hambre, a la miseria, al atraso en todos los sentidos, y a la muerte. En definitiva, una gran lección de historia narrada con naturalidad y objetividad para volver a pensar en el pasado y tal vez aprender de ella. bici5 «No ha llegado la Paz, ha llegado la Victoria». En la frase final de la película Las bicicletas son para el verano, en un diálogo entre el padre con su hijo, se puede resumir lo que fue la guerra civil española (también otras), en las que siempre, tanto vencedores como vencidos son perdedores. Es el comienzo de una nueva etapa, el franquismo. La guerra duró tres años y la «Victoria», cuarenta. En esta película se intenta reflejar lo que supuso la guerra para los civiles que vivían en las grandes ciudades españolas o en sus inmediaciones: la esperanza de que pronto terminaría todo, la dureza de la vida en las calles y en las familias, la picaresca para conseguir alimentos y la habilidad para sobrevivir, algunos a costa de otros, se presenta como uno más de los desastres de la guerra que, cuando finalizó, abrió una nueva puerta a la desgracia de muchos. bici6 Película que impresiona por su realismo, la interpretación, con mucha sensibilidad y humanidad, de sus actores, algunos de ellos estereotipos de personajes que lucharon, o sobrevivieron en el Madrid sitiado durante la guerra, por la sutileza con que va trasmitiendo el tremendo drama de la guerra civil a través de la vida cotidiana de una familia madrileña,  por el humor con el que se desarrolla, muy creíble en aquellos momentos, a pesar de la tragedia que se está viviendo. bici7 “Es una historia contada desde el prisma de los vencidos, con respeto y atendiendo más al drama humano de la guerra en la gran ciudad que a las discrepancias políticas”: (Barroso y Gil Delgado, 2002) Sinopsis: La historia se inicia en el verano madrileño de 1936, cuando Luisito que ha suspendido Física, se queda sin la bicicleta que le habían prometido sus padres (Luís y Dolores.) Estalla la guerra y la familia deberá adaptarse al miedo, al hambre, a la alteración de las costumbres, junto a una serie de personajes entrañables que igualmente sufren esta inesperada situación inhumana (la hermana, el pretendiente, la criada, las vecinas.) Cuando la historia parece haber concluido al llegar la paz, el padre observa con amargura que no es la paz lo que les ha venido, sino la Victoria. “Sabe Dios cuándo habrá otro verano”. Ficha Técnica: Título original: Las bicicletas son para el verano Año: 1984 Duración: 103 min. País: España Director: Jaime Chávarri Guión: Salvador Maldonado (Teatro: Fernando Fernán-Gómez) Música: Francisco Guerrero Fotografía: Miguel Ángel Trujillo Reparto: Amparo Soler Leal, Agustín González, Victoria Abril, Alicia Hermida, Gabino Diego, Marisa Paredes, Patricia Adriani, Laura del Sol, Emilio Gutiérrez Caba, Carlos Tristancho, Aurora Redondo, Guillermo Marín, Miguel Rellán, Jorge de Juan, Laura del Sol, Marina Saura Productora: Incine / Jet Films Género: Drama | Guerra Civil Española

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s