GRAN RESERVA – El clásico del mes

nos vemos

Todos los que pensaban que aquella guerra acabaría pronto habían muerto hacía mucho tiempo. Precisamente a causa de la guerra”.

Permítanme la licencia, que algunos consideraran osadía, de incluir en esta sección un libro que fue publicado el año pasado. ¿Y por qué he decidido incluirlo aquí? Pues bien, porque si aún es pronto para saber si pasará el veredicto del tiempo, creo que es un libro que tiene todos los requisitos para convertirse en clásico: una trama que engancha y unos personajes muy bien estructurados.

Estamos en Francia. La novela comienza unos días antes del armisticio de la Primera Guerra Mundial,  y se desarrolla prácticamente en dos años, desde el final de la Gran Guerra hasta marzo de 1920. Los personajes principales son tres. El capitán d’Aulnay-Pradelle, aristócrata venido a menos, cínico y mujeriego, que está obsesionado con recuperar su estatus social. Édouard, de familia adinerada y con un talento excepcional para el dibujo. Albert, de origen humilde y de carácter pusilánime. Estos tres personajes coinciden en el campo de batalla y se ven abocados, por orden del entonces teniente Pradelle, a una absurda ofensiva unos días antes del armisticio. Los hechos acontecidos en el asalto a la cota 113 condicionarán a los tres personajes en su vuelta a París, que permanecerán unidos por unos hilos que el lector irá descubriendo a lo largo de la historia.

Leyendo el libro me acordaba en numerosas ocasiones de Los Miserables. ¿Será porque el libro es de un autor francés y la acción se desarrolla en Francia? Si alguno de vosotros habéis leído Los Miserables  pensaréis, ¡Pero qué dice esta chica! Si Los Miserables habla de la Francia revolucionaria y Nos vemos allá arriba de la la Francia Pos-Primera Guerra Mundial. Si es un novelón del siglo XIX, con mil y pico páginas, y este libro tan sólo tiene 443. Pues sí, no sé si es porque la novela tiene un malo malísimo que me recuerda a Javert, y que siempre está al acecho, la niña Louise tan parecida a Fantine, la sed de venganza y de reinserción…, o por las diferencias de clases tan representativas, aquí en este caso los miserables serían todos los soldados que sobrevivieron a la guerra, los desmovilizados, en muchos casos mutilados (“Los mutilados, en especial quiénes sólo contaban con los subsidios del Estado, habían tenido que agudizar el ingenio: se veían veteranos sin piernas en cochecitos muy imaginativos, artilugios caseros de madera, hierro o cuero en sustitución de manos, pies…El país contaba con excombatientes la mar de creativos, lástima que la mayoría estuvieran en paro“), sin dinero en el bolsillo, que se ven abocados a una vida mísera, luchando por encontrar su sitio, y a la espera de que la patria, por la que se han visto en muchos casos obligados a luchar, les devuelva la dignidad. Una patria que tenía más en cuenta a sus muertos que a sus supervivientes: “Francia lloraba a sus muertos y se olvidaba de sus supervivientes“.

La Gran Guerra es el telón de fondo de una historia que va más allá. Con el armisticio empieza el negocio de la muerte y su memoria, se crean infinidad de cementerios, se erigen multitud de monumentos conmemorativos, y estos hechos son aprovechados por unos pocos para llenarse los bolsillos “Para el capitalismo la guerra es un regalo, se sirve de ella antes, durante y después”.

Es un fresco impresionante en la que se mezcla lo horrible con lo funesto, lo sentimental, lo grandioso e incluso lo burlesco (en especial en el personaje de Édouard, quizás mi personaje preferido del libro, que da lugar a situaciones surrealistas que no voy a desvelar).

Para muchos es una mezcla de géneros: novela de aventuras, crónica social y política, novela bélica, de suspense… para el autor, es una novela picaresca, no obstante, dice que el Lazarillo de Tormes fue su modelo. “Es la novela de la exclusión, es el sálvese quien pueda, es el relato de unos personajes que han de vivir en un mundo que no les quiere”. Sea lo que sea, a mí me ha enganchado muchísimo, hacía tiempo que no leía con tanta avidez, robándole horas al sueño, pero ha merecido la pena porque es un libro muy muy recomendable. Mientras la leía veía la película, al tiempo.

La obra fue galardonada con el Premio Goncourt 2013, siendo todo un fenómeno editorial en Francia, donde ya ha superado el medio millón de ejemplares vendidos. Por cierto, leyendo sobre la novela, algunos críticos comparan al autor con Víctor Hugo, entre otros grandes, así que no iba yo demasiado desencaminada en mi comparación con Los Miserables.

Como hecho curioso decir que el autor, antes de ser escritor, daba formación pedagógica a bibliotecarios. En una de esas charlas conoció a su esposa.

http://cultura.elpais.com/cultura/2014/05/13/actualidad/1400010359_661718.html

Ficha bibliográfica:

Título: Nos vemos allá arriba

Autor: Pierre Lemaitre

Editorial: Salamandra

Fecha de publicación: 2014

Páginas: 443 p.

Signatura: N LEM Pie nos

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Libros, Recomendaciones

3 Respuestas a “GRAN RESERVA – El clásico del mes

  1. Anna Camús

    Aiiiiisssss estoy con él ahora mismo!!! 🙂

    Me gusta

  2. Hola Anna, gracias por comentar. ¿Lo has terminado ya?, ¿Qué te ha parecido?

    Me gusta

  3. Anna Camús

    Quizá uno de los mejores libros que he leído en lo que va de año!
    Me engancho desde el principio.
    Por cierto, lo leí a la par que leía “Todo lo que hay” de James Salter, también con un trasfondo de guerra, esta vez de la 2nda guerra mundial…
    Y aunque no es este tipo de novelas las que suelo leer, me han encantado ambas 🙂

    100% recomendables!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s